Cómo crear un plan de ventas | Guía paso a paso
21 de diciembre de 2018
Cómo diseñar un Plan de Acción Coordinado para tu negocio
7 de marzo de 2019
Mostrar todo

Por qué unos negocios funcionan y otros no…

¿Estás cansada de no avanzar al ritmo que te habías propuesto?

¿Tienes la sensación de vivir atrapada en el caos, sin saber dónde enfocarte en cada momento?

¿Eres incapaz de planificar a medio y largo plazo y eso hace que vayas todo el día como pollo sin cabeza?

¿Sientes un montón de barreras e inseguridades y no sabes como salir de este bucle continuo que te impide despegar?

¿Tienes muchas ideas, pero no puedes aterrizarlas ni encontrar el foco que necesitas para hacerlas realidad?

 

Si una o varias de esas preguntas te han resonado, estás en el sitio indicado. ? Así que continúa leyendo. Porque la verdad es que puedes cambiar este “run-run” constante de que estás haciendo algo mal, pero no sabes qué es.

Y sí, también puedes conseguir los mismos resultados que otras emprendedoras, aunque ahora mismo tú solo veas que has empezado el año soñando a lo grande pero que a medida que avanzan los días todo sigue prácticamente igual; igual que el año anterior, igual que el año anterior al anterior, como si fueras desinflándote por el camino.

Para empezar quiero revisar contigo qué tienen en común todos estos negocios para que puedas revisar, punto por punto, cómo lo estás enfocando en tu caso y corregir lo necesario, si detectas alguna carencia. Y después, explicarte qué resultados podrías obtener si de verdad consigues construir un negocios que funciona.

 

Esto es lo que comparten todos los negocios que funcionan:

#1. Son Rentables.

Su CEO entiende que la pasión y la calidad son elementos necesarios, pero no son suficientes, sino que deben generar beneficios económicos.

Para esto necesitas conocimientos básicos empresariales, lo que significa que debes poder analizar tus productos y servicios, su precio, la estructura de costes de tu negocio, la rentabilidad de cada uno de tus productos y servicios, tener una visión a medio-largo plazo, ver las tendencias del mercado, etc.

Es decir, tus números hablan y necesitas aprender a escucharlos y a entenderlos.

Personalmente trabajo con una breve lista de 6 indicadores básicos que me permiten tomarle el pulso a mi negocio y orientar todas mis decisiones. Y esto es lo primero que trabajo con todos mis clientes: revisar sus números, entender su flujo de ingresos para optimizarlo, fijar la ratio de rentabilidad de sus ventas, calcular el punto muerto (el mínimo a facturar para empezar a ganar dinero) y revisar los precios de su catálogo de servicios o productos.

 

#2. Se preocupan por ser eficientes.

Es decir, revisan toda la organización interna para usar de una manera óptima sus recursos.

Esto implica organizar tu negocio en base a procesos internos definidos y claros. Solo así conseguirás una visión global de cada proceso que te permita detectar puntos de ineficiencia para tomar decisiones acertadas y establecer prioridades en cada momento.

A partir de aquí puedes delegar las tareas donde no aportas valor directamente, ya sea en tecnologías o en personas. Aquí funcionan muy bien los mapas mentales, porque te ayudan a optimizar cada uno de tus procesos.

 

#3. Son sostenibles y escalables.

Un negocio que funciona no tiene una visión a corto plazo sino que, además de procurar ingresos lo más rápidamente posible, ponen su mirada en el futuro, a medio y largo plazo, para poder preparar su crecimiento.

¿Por qué vas a conformarte con algo que funcione hoy sin asegurar que puedes conseguir más y más?

Imagina que ya estás ingresando (y ganando) el dinero que quieres. Tal vez te parezca que “ya está“. Pero… ¿y si consigues esto a base de trabajar demasiadas horas? Hay ritmos que no se pueden aguantar durante demasiado tiempo.

Puedo contarte que a mí me sucedió esto. Creía que mi negocio funcionaba perfectamente porque mis beneficios eran muy buenos. Pero no tenía en cuenta que esto era a base de trabajar 10-12 horas diarias… Tres años después (por fin) me di cuenta de que este ritmo era insostenible. No podía imaginarme dentro de 10 años llevando ese peso sobre mis espaldas. Mi modelo de negocio no era “sostenible”. Y te diré que en ese momento ya tenía un equipo estable y en plantilla de 5 personas a jornada completa.

Por suerte, tuve la acertada idea de no conformarme y de querer cambiar esa inercia. Y reinventé mi forma de hacer las cosas, mis procesos e incluso mis servicios. ¡Y hasta hoy!

Por otro lado, con esta visión clara orientada hacia el crecimiento, tuve muy claro cómo debía ser esa transformación: necesitaba reformular mi catálogo de forma que pudiese asumir mayor nivel de clientes sin tener que multiplicar de forma proporcional las horas que invertía. Es decir, me centré en convertir mi modelo de negocio en algo más escalable.

Y a este respecto, déjame advertirte: ¡los infoproductos no son la única solución! Aunque a día de hoy parezca que sin esto, no eres nadie.

Existen distintas vías y sistemas para escalar tu negocio.

Puedes, por ejemplo, escalar perfectamente tu negocio ofreciendo servicios, solamente optimizando tus procesos internos. De hecho, lo ideal sería que revises dónde está la esencia de tu negocio, dónde aportas valor. Porque, por ejemplo, si tu valor está en implementar no tiene sentido que te centres en hacer infoproductos porque tu valor está en “hacer” para tu cliente.

Hoy todo el mundo quiere vivir de su conocimiento. Pero faltan “manos” para ejecutar. Los modelos tradicionales siguen funcionando y siguen siendo rentables.

Así que cuando prepares tu crecimiento no te centres únicamente en “productizar” a través de infoproductos porque hay muchos caminos. Pero para ello, me repito, debes analizar cuál es la esencia de tu negocio y dónde aportas valor para poder diseñar ese plan de crecimiento.

 

#4. Se dirigen con Mentalidad Empresarial.

A estas alturas, estoy segura de que ya puedes intuir qué podrían tener en común los CEO’s de estos negocios y es su mentalidad empresarial.

Por mentalidad empresarial entendemos ese conjunto de actitudes que te permiten desarrollar habilidades concretas para materializar tu idea de negocio y crear oportunidades económicas.

La mentalidad empresarial te permitirá:

  • Hacer frente a obstáculos y dificultades.
  • Romper creencias limitantes y bloqueos personales.
  • No temer al cambio ni a salir de tu zona de confort.
  • Alimentar tu creatividad, tanto al inicio como para mantenerte.
  • Tener una visión clara y enfocada de tu misión y tus metas.
  • Cultivar la disciplina, la constancia y la paciencia.

 

Es resumen, todos los negocios que funcionan cumplen cuatro reglas:

  • Son rentables.
  • Son eficientes.
  • Son sostenibles.
  • Son escalables.

 

Qué resultados consigues de un Negocio que Funciona

Creo que hay algunos resultados comunes también, con independencia de a qué te dedicas, en qué sector trabajas o qué vendes. Y es que si preparas bien los cimientos de tu negocio, los resultados te garantizan un viaje más ligero…

 

  1. Una facturación estable y, sobre todo, previsible, que te permita disfrutar de tu negocio de otra forma y vivir de forma más serena y tranquila.
  2. Una gran libertad de tiempo para poder dedicarlo a lo que en cada momento te pida la vida: familia, ocio, inspiración, creatividad…
  3. Un catálogo de servicios y productos inteligente, conectados entre sí, que consigue ventas recurrentes con menos esfuerzo.
  4. Un plan de acción estratégico y coordinado para que puedas enfrentarte al día a día con eficiencia y productividad.

 

Por dónde empezar a construir un Negocio que Funciona

Jamás empezarías a construir tu casa por el tejado ¿verdad? Pues se trata de hacer lo mismo con tu negocio.

Ya sé que en muchas ocasiones no ha habido un Plan de Negocio y ni siquiera un análisis de la viabilidad. Simplemente, crees que lo quieres vender va a tener salida y te pones a ello: te das de alta en autónomos, empiezas a buscar clientes y a trabajar.

Por el camino te vas dando cuenta de que esto de vender tal vez no es tan fácil. Incluso si tienes grandes dotes comerciales y eres capaz de cerrar ventas, ¿de dónde sacar clientes constantemente? Porque a esta búsqueda y trato con el posible cliente, tienes que sumarle el tiempo de “trabajar”: de ejecutar tu servicio o tu producto…

Y es así como vas cayendo en el bucle del hacer-hacer-hacer. En el mejor de los casos, ir tirando. En el peor, sufrir constantemente por el mañana, por no llegar, por tenerlo todo pendiendo de un hilo.

¡STOP!

Necesitas apretar el botón de Pausa Mental y replantear la situación.

Esto no significa que no sigas vendiendo: necesitas ingresos. Significa que no dejes de avanzar en piloto automático y vuelvas a replantearte los cimientos de tu negocio.

 

Para construir estos cimientos te aconsejo prestar atención a 5 elementos clave para construir una estrategia específica en cada uno de ellos.

  • Validar tu Modelo de Negocio. Es decir, la forma en que consigues ingresos y beneficios
  • Tu posicionamiento en el mercado. Cuál es tu propuesta de valor real: o eres diferente, o eres barato. Así que la diferenciación se va a convertir en tu llave de oro. Vamos, que encuentres tu Océano Azul.
  • Un Catálogo Inteligente de productos o servicios, en el que las cosas están interconectadas y te permiten combinar estrategias de captación de nuevos clientes con estrategias de fidelización para activar ventas recurrentes entre tus clientes actuales.
  • Un Plan de Ventas. Necesitas tener una Hoja de Ruta que te acerque a tus objetivos comerciales. Solo así podrás priorizar en tu día a día, tomar decisiones con foco y certeza, prever qué recursos necesitas y detectar a tiempo posibles desviaciones en este camino hacia el éxito.
  • Un Plan de Acción Coordinado. Porque no se trata de aplicar al tuntún todo lo que oyes sobre Marketing Digital: que si artículos en el blog, que si redes sociales, que si publicidad online, que si webinars, que si… ¿Cómo encaja todo esto con tu negocio? ¿Qué necesitas hacer con mayor urgencia en función de dónde estás ahora?

 

Porque tú también puedes tener un negocio que funciona. Solo necesitas poner orden en tu cabeza, entender cómo encajan todas las piezas y pensar como una empresaria para identificar dónde intervenir en cada momento, priorizar y tomar decisiones, planificar el cambio y pasar a la acción.

 

 

¿Cómo vas a construir tú un negocio que funciona? Esta es la gran pregunta, amiga, que te iré desgranando en los próximos posts para que puedas implementarlos rápidamente en tu negocio.

Y ahora te toca a ti. Cuéntame. ¿Por qué crees tú que tu negocio no termina de funcionar? Me encantará leer tus comentarios para poder ayudarte mejor.

 

Gloria Martinez
Soy Business & Marketing Trainer y te ayudo a construir un negocio que funcione (ya sea online o tradicional). Trabajo con profesionales y microempresas que quieren crear o transformar su negocio para enfocarse en la alta rentabilidad y generar más beneficios. No solo trabajo desde la perspectiva de las ventas y la captación de clientes sino a través de estrategias inteligentes de reactivación y fidelización de clientes.

Deja un comentario

Al enviarnos tu comentario, aceptas de forma implícita nuestra política de privacidad. Los datos que proporciones para enviarlo (tu nombre y email), serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Gestió de Missatges Multicanal SL, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en nuestra Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This

Share this post with your friends!