Si te sientes un incompetente, estás de enhorabuena.
11 de noviembre de 2015
Claves para construir tu elevator pitch. Tienes 2 minutos para venderte.
30 de noviembre de 2015
Mostrar todo

Reinventarse o morir.

reinvencion profesional

Somos muchos los que le hemos dado la vuelta al calcetín para poder sobrevivir y hemos re-creado nuestro modelo de negocio.

En qué punto estás tú: ¿te pasas el día trabajando sin parar pero no llegan los resultados?  ¿quieres conseguir más dinero pero no tienes más horas para dedicar a tu trabajo?  ¿tu mercado se ha quedado pequeño pero no sabes cómo dar el salto para crecer?

Esta es la historia de todos los profesionales de servicios. También la mía.

Desde que decidí trabajar por mi cuenta (¡ya hace más de 10 años!), mi día a día estaba lleno de retos interminables: conseguir nuevos clientes, presentar proyectos, ejecutarlos, actualizar mis conocimientos de manera constante como compromiso y garantía de calidad…

La verdad es que no puedo quejarme de cómo iban las cosas porque, a pesar de la crisis, yo seguía teniendo clientes, proyectos y mis números salían. Pero la verdad es que estaba atrapada en el típico modelo de negocio del sector servicios:

Pero las horas son finitas. Así que aquí estaba mi techo de cristal. “Si quieres más dinero, trabaja más horas…”

En realidad, tenía los típicos problemas de un negocio convencional 100% onlife:

− Mi radio de acción estaba muy limitado (negocio local)
− Mi dedicación horaria tenía un tope (aunque fuesen 16 h/día)
− Mi salud estaba en riesgo (no podía asumir más trabajo, aunque quisiera ingresar más)
− No podía planificar mi estrategia de negocio, porque no tenía tiempo
− Lo urgente no me permitía ver lo importante, que a menudo se quedaba sin hacer
− Vivía inmersa en un bucle sin fin de trabajo a destajo

¿Te suena todo esto? Porque me consta que mi situación no era muy distinta a la de la mayoría de profesionales, freelances y pequeños empresarios.

La parte positiva es que siempre he sido inconformista, soy muy curiosa, me encanta aprender y los retos me dan una energía increible… Por eso decidí reinventarme: para poder tachar de mi lista todos estos problemas que acabo de enumerar.

Esto es lo que puedes hacer para reinventarte, explicado en 4 pasos esenciales: 

#1. Escribe los 3 pilares fundamentales de tu estilo de vida.

Así como lo oyes. Yo no empecé por analizar resultados ni rentabilidad. Porque, ya que vas a ponerlo todo en cuestión, mejor empezar bien y construir algo sostenible que se ajuste a lo que de verdad deseas y necesitas. Aunque llegue el dinero (¡mucho dinero!) puede ser pan para hoy y hambre para mañana si al final estás como ahora: agobiado y harto.

Así que toma bolígrafo y papel (para esto, no me gusta el teclado). Pon por escrito, en una hoja en blanco, cuáles son tus 3 condiciones indispensables para que tu vida sea como tú quieres. Y no te estoy hablando de dinero.

En mi caso, escribí:

  • Quiero algo que me haga sentir generosa porque aporta algo de valor a los demás. Así que quiero ayudar a que la gente cumpla sus sueños, como yo lucho por cumplir los míos. ¡Soy buena en esto!
  • No quiero condicionantes geográficos. Quién sabe lo que nos depara la vida. Así que no puede ser un negocio 100% local.
  • Quiero un modelo de negocio escalable: aplicar una metodología que me permita ser más productiva y conseguir mejor rentabilidad de mi experiencia y de mi tiempo.

#2. Revisa tus servicios y escoge solo los que te permitirían llevar esa “vida ideal”.

Para mi, esto significó un esfuerzo enorme porque al principio todo era un mar de dudas. Si todo me gustaba, qué podía dejar fuera: los menos rentables, los vampiros de tiempo, los que menos vendía aunque me gustasen más…

Sinceramente, creo que esta es la parte más difícil. Dejar de “pensar como siempre” y mirar solo hacia adelante, sin dejarte intoxicar por lo que eres ahora y por lo que haces, por lo que se espera de ti, por lo que crees que debes hacer.

Yo decidí centrarme en lo que me gusta: la planificación estratégica orientada a la venta. Pero seguía dudando: hoy si, hoy no. Al final, el empujón final fue hacer una simulación económica de mi situación real y de mi situación ideal para comprobar que era viable.

#3. Empieza a hacer ajustes en tu catálogo de servicios.

Yo me sentí como una auténtica kamikaze suicida. Empecé a tachar servicios de mi portfolio, a decir que no a algunos proyectos. Porque cada vez que aceptaba, era un paso atrás en mi camino a conseguir la vida de libertad que deseaba.

No te creas que va a ser fácil “matar” servicios. Yo tardé 2 años enteros en reunir la valentía necesaria para decir NO a lo que me apartaba de mi foco.

REINVENTARSE-INT
Mi recomendación es que pongas en orden tu lista actual de servicios.

Hazte 2 columnas al lado y anota: cuánto dinero te ha dado cada una en el último año y puntúa el nivel de satisfacción que obtienes de ejecutar cada trabajo. Seguro que de este dibujo tan sencillo, sacas tus primeras conclusiones…

#4. Date cuenta del peligro de “entrar en un bucle” y cambia tu forma de trabajar.

Como ya te he dicho, tardé 2 años en concretar qué iba a hacer y decidirme a pasar a la acción. Y sinceramente, no sé porqué demonios tardé tanto porque en todo ese tiempo no descubrí nada que no supiese. Así que cuando por fin vi la luz y supe que era el momento, tuve claro que no quería perder ni un día más.

Dejé de querer la empresa perfecta. Entendí que no iba a ser el nuevo Einstein del inbound marketing. Me di cuenta de que necesitaba mentes despiertas a mi lado de las que aprender. Agradecí encontrar, después de la búsqueda, a personas inspiradoras.

¿Para qué vas a perder tú todo este precioso tiempo? Estoy convencida de que “lo mejor es enemigo de lo bueno”. Es decir, que a veces queremos ser tan perfectos que nos perdemos en excusas que nos paralizan. Y no es que dejemos de hacer lo mejor: es que no hacemos nada.

Olvídate de las versiones definitivas. Trabaja en permanente versión beta. Porque lo quieras o no, tu negocio va a evolucionar siempre: es un ser vivo que se adaptará constantemente al mercado, a las necesidades de tus clientes, a sus sueños.

Sé honesto en lo que puedes ofrecer y también en tus propias limitaciones. No pasa nada si no llegas a todo: simplemente, no lo prometas y no defraudarás a nadie. Pero vuélcate con pasión en lo que hagas y rodéate de gente que te mueva, que te incite, que te despierte y que te incomode. Sal de tu zona de confort.

#5. Construye un calendario visual de retos a corto plazo.

No hay nada como conocerse bien. Si tú también tiendes a procastinar las decisiones importantes (dejar para mañana lo que puedes hacer hoy), tú mejor amigo puede ser un simple calendario anual donde anotes los retos profesionales que te vayas a marcar.

Porque así el tiempo no pasa sin que te des cuenta. Aunque desde luego, pasa… Pero al menos, sientes la presión de que no estás donde tú quieres estar. Y a veces, este remedio tan sencillo te puede ayudar a coger el toro por los cuernos y empezar a hacer algo.

¿Te suena todo lo que te cuento? ¿Estás en ese bucle de querer y no hacer?

Me gustaría que me dejases en los comentarios qué es lo que siempre dejas para otro día y construir así una lista de los principales obstáculos que nos negamos a saltar…

PD: Si te ha gustado este artículo, no olvides compartirlo en tus redes sociales.
Gloria Martinez
Soy Business & Marketing Trainer y te ayudo a construir un negocio que funcione (ya sea online o tradicional). Trabajo con profesionales y microempresas que quieren crear o transformar su negocio para enfocarse en la alta rentabilidad y generar más beneficios. No solo trabajo desde la perspectiva de las ventas y la captación de clientes sino a través de estrategias inteligentes de reactivación y fidelización de clientes.

6 Comments

  1. Pues si. La primera vez que dije NO a un cliente me sentí fatal. Pensé que no podía ser bueno rechazar un trabajo cuando no abundaban. Sin embargo, con el tiempo he aprendido cuales son mis clientes rentables y me enfoco a ellos. El tiempo que me hacían perder los otros, ahora lo dedico a buscar nuevos clientes. He aprendido a priorizar mis necesidades y me va mucho mejor.
    Como tú dices, Gloria, sigo en proceso de re-crear mi empresa. Gracias por el post.

    • Beatriz, me encanta tu valentía y te felicito por ella. Decir NO es muy difícil y muchas veces aquí radica la diferencia final entre el éxito y el fracaso. Porque decir siempre si puede alejarte de tus propios objetivos, de tu propio camino, para seguir el de otros. La vida nos pone “zanahorias” delante (suelen llevar impresas el símbolo €) y es nuestro reto personal no perder de vista nuestro foco. El problema es que demasiado a menudo, los autónomos y pequeños empresarios no trabajan “enfocados” y por eso no se dan cuenta de cuándo se están desviando. Enhorabuena por saber a dónde vas y mantenerte fiel: seguro que recogerás frutos…

  2. Patricia dice:

    Qué miedo da decir que no!! Yo creo que todos buscamos el foco, la no dispersión y la única manera de conseguirlo es aprender a decir que no sin miedo y sacando pecho. Con tu ayuda lo voy consiguiendo aunque eso no significa que a momentos sienta el vértido del cambio. De todas formas si algo no funciona o no funciona tan bien como nos gustaría hay que moverse así que en eso estamos!

    • Fíjate que el vertigo del principio se ha ido convirtiendo en claridad a medida que has modelado tus servicios y tu metodología de trabajo. Ten confianza en que estás creando algo muy potente y muy alineado con tu pasión. ¡Has dado pasos de gigante! Es un placer y un orgullo trabajar contigo.

  3. Mónica dice:

    Súper interesante esta reflexión. Yo misma la estoy aplicando en mi empresa. Y sí Gloria, es difícil decir que no a muchos trabajos y lograr ese foco, pero si te lo propones poco a poco vas viendo que si, que funciona.

    • Como tu dices, saber decir NO es muy importante para mantener el foco y no diluir esfuerzos. El problema con el que a menudo me encuentro es que, como muchas veces el profesional no tiene claro su foco, tampoco tiene claro qué criterios aplicar para filtrar proyectos, etc

Deja un comentario

Al enviarnos tu comentario, aceptas de forma implícita nuestra política de privacidad. Los datos que proporciones para enviarlo (tu nombre y email), serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Gestió de Missatges Multicanal SL, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en nuestra Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This

Share this post with your friends!