Qué es un Océano Azul y porqué deberías encontrarlo
13 de marzo de 2019
elegir un buen mentor
Cómo elegir un buen mentor para tu negocio.
2 de septiembre de 2019
Mostrar todo

5 trucos para una desconexión digital eficiente en tu negocio

Cómo detectar si estás hiperconectada y 5 trucos para conseguir una desconexión digital eficiente en tu negocio. 

La semana pasada operaron a una de mis gemelas de la rodilla. Un “imprevisto” sin mayor trascendencia que, sin embargo, me llevó a reflexionar otra vez sobre dos conceptos esenciales en mi negocio: la autonomía de mi modelo de negocio  y la dependencia tecnológica

 

Una vez más me alegré y felicité por haber conseguido algo grande para mi vida personal: un negocio bien estructurado que, a pesar de pivotar sobre la prestación de servicios (mentoría empresarial) no me esclaviza y tiene un margen de autonomía muy elevado. Lo cierto es que en los últimos tiempos  – algo revueltos – esto es lo que me ha dado más serenidad y confianza.

Pero ¿qué sucede con el hecho de que esta autonomía dependa en gran parte de que es un negocio altamente digitalizado?

 

>> Las dos caras de tu negocio digital 

Te confesaré que si tu negocio está bien montado, tienes que poder ausentarte y desconectarte sin que suceda nada, porque todo sigue funcionando en modo automático, aunque tú no estés presente todas las horas ni todo el tiempo. Así es como yo conseguí que fuese mi empresa: muy autónoma. Pero he descubierto que la dificultad está en mí, que yo misma puedo ser un elemento no alineado con mi propia filosofía y valores empresariales… porque tengo que reconocerte que estos días he sentido algo de ansiedad por desconexión digital.

Son esas “dos caras de una misma moneda” que tienen las nuevas tecnologías, que nos afectan particularmente a los que tenemos negocios online:

  • poder trabajar desde cualquier lugar del mundo. Sí, en muchos casos esta motivación está en el origen del emprendimiento digital. Y aunque cuando hablamos de esto todos pensamos en estar viajando, en una playa caribeña o vete a saber dónde, también es verdad que esa parte del mundo puede ser la habitación de un hospital mientras acompañas a un familiar enfermo.
  • gestión de la frustración y estrés por desconexión digital, cuando ésta no estaba prevista.

 

Y es que no estaba preparada para lo que me encontré: no cobertura, no datos, no wifi…  Me había creado otra imagen mental: 4 días de hospital, relativamente tranquilos, y yo con mi portátil aprovechando las horas al máximo. Incluso pensando en el lujo de retomar algunas ideas que el día a día no me permite. Si eres emprendedora, autónoma y/o empresaria seguro que me entiendes.

No es que hubiese nada importante por hacer. No es que tuviese que atender urgencias. Pero la perspectiva de “no saber nada” me puso a temblar…

Y esto me hizo pensar irremediablemente en la frase que llevo escuchando ya desde hace bastante tiempo, esa de que desconectar es el nuevo lujo.

De hecho, algunas compañías han encontrado en este problema su océano azul. Hoteles, casas rurales y propuestas de ocio, por ejemplo, en los que la desconexión es parte de la experiencia y no una mera opción. E incluso hay otras empresas que han encontrado en su regulación un elemento para diferenciarse del mercado que hace que ganen reputación en todos sus grupos de interés.

 

>> Síndromes y consecuencias de la hiperconexión 

Como curiosa que soy, he estado buscando información sobre esta amenaza que me / nos sobrevuela. ¿Es verdad que la hiperconexión es el nuevo mal de nuestra sociedad?

Según los expertos, la adicción a las redes sociales y la necesidad de estar permanentemente conectados ha cambiado la psicología humana y no precisamente para mejor. Estas son algunas de las conclusiones que encontré:

  • Entre un 20 – 30% de los ciudadanos europeos y norteamericanos se sienten más aislados socialmente que nunca, a pesar de estar más conectados.
  • El 10% presenta problemas psicológicos como consecuencia de su presencia y su actividad en Internet.
  • Crisis de identidad, inseguridad personal y baja autoestima. Como dice J. García-Allen “las redes sociales exponen una imagen ficticia de uno mismo y de los demás, y fomentan una sociedad en la que lo virtual se mezcla con lo real (…) es fácil pensar que la vida de los demás es más interesante que la nuestra, algo que impacta considerablemente en nuestra autoestima. Es lo que se conoce como síndrome FOMO -Fear of missing out- o miedo a perderse algo”.
  • Aparición de nuevos síndromes, como la Nomofobia -del anglicismo “nomophobia”, que proviene de “no-mobile-phone-phobia”-, que es un miedo irracional a estar sin teléfono móvil y que ya afecta a la mitad de la población. Algunos de los síntomas serían ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y de estómago.

 

No es mi objetivo seguir dándote datos o escribir un post especializado en psicológica pero sí tengo la perspectiva de muchas clientas con un negocio digital y mi propia experiencia. Así que me gustaría alertarte sobre dos riesgos que nos acechan:  

 

  1. Infoxicación: o lo que es lo mismo estrés y agotamiento funcional por exceso de información. Se relaciona con el hecho de estar en permanente activación y puede bloquearnos a la hora de parar, profundizar o tomar decisiones. Estrictamente aplicado a tu negocio, aquí te hablé de cómo evitarla.
  2. Tecnolatría: esta palabra es de cuño propio. Vaya, que me la he inventado. Pero con ella me quiero referir al hecho de idolatrar a la tecnología, a que parece que ya no se puede hacer nada sin ordenador de por medio (con lo bien que va un papel y un lápiz para anotar ideas), a que hemos delegado tantas pequeñas y grandes cosas a la tecnología que nos hemos olvidado de lo que aporta “lo analógico” (como por ejemplo, felicitar a alguien por whatsapp o darle el pésame en vez de llamarle por teléfono, como toda la vida).

 

Internet nos acerca a muchas personas con las que, de otra manera, nos resultaría imposible mantener el contacto. Es verdad: mis clientas están repartidas por toda España e incluso fuera… esto era impensable mí hace 10 años. Pero también nos separa, porque la hiperconexión está favoreciendo la creación de relaciones personales con vínculos más débiles, que pueden causar malestar y sensación de vacío.

Nos olvidamos de que los negocios, en realidad, son relaciones entre personas y estas relaciones muchas veces necesitas más presencialidad, más contacto y más cara a cara del que nos brinda lo online. Por eso a mí me gusta tanto construir mi negocio desde el onlife. ? (manteniendo niveles altos de contacto directo y personal, de viva voz, sea a través de una pantalla o desde lo presencial)

 

>> ¿Cómo saber si estás hiperconectada?

  • ¿Qué es lo primero que haces al despertar y lo último que haces al acostarte?
  • ¿Vas al baño y aprovechas para llevarte el móvil?
  • ¿Te descubres a ti misma chequeando una y otra vez chequeando tus mails, WhatsApp, redes sociales?
  • ¿Recurres a ellas en esos momentos en los que estás aburrida o no tienes nada que hacer?

Entonces, puede que sí, que estés hiperconectada.

Según un estudio de la Universidad de Nottingham Trent en Reino Unidos consultamos nuestro móvil unas 85 veces al día de media y nos perdemos en nuestros clics compulsivos durante ¡¡5 horas!! Y no solo eso, sino que además nos creemos que solo lo hacemos la mitad de este tiempo.

  • ¿Cuánto tiempo crees tú que pasas “enganchada” al móvil?
  • ¿Cuántas veces consultas tu teléfono?
  • ¿Te atreverías a comprobarlo?

Porque ahora puedes hacerlo. Aquí encontrarás hasta 7 aplicaciones que te ayudarán a medir cuánto tiempo pasas con tu móvil. O mejor dicho cuánto tiempo pierdes y en qué sitios. De nada. ?

 

>> 5 Trucos para combatir la hiperconexión

Ahora que ya has identificado que estar hiperconectada, además de los problemas de los que hemos hablado antes, el móvil y el ordenador son dos de tus ladrones de tiempo, que le roban productividad a tu negocio.

Para evitarlo, hay de todo, como en botica. Algunos expertos recomiendan una desconexión total una vez terminada la jornada laboral y otros son más partidarios del autocontrol y periodos de desconexión parcial que ayuden a reducir este exceso de consumo digital.

En todo caso, eres tú quién decide, pero sí que es cierto que un détox digital te puede servir para reflexionar sobre qué papel juega la tecnología en tu vida, qué te aporta, si te facilita el trabajo o es motivo de distracción y reajustar tus hábitos con mayor consciencia.

Por eso, me gustaría compartir contigo algunos de los trucos que utilizo yo para mantener mi foco y mis energías fuera de Internet que, al igual que me da la vida, me la quita. Y eso, a pesar de tener un negocio digital. ¿Te apetece que te cuente?

 

(1) Limita el tiempo que estás presente en tu redes sociales

Una hora al día es suficiente. Incluso más allá de tu salud psicológica, estar más de 1h al día casi siempre es ineficaz para tu negocio. Necesitas un calendario claro de qué publicaciones vas a hacer (y para qué!!!) Así será muy rápida la publicación -sobre todo si te apoyas en plataformas de gestión tipo Hootsuite– y podrás centrarte en la respuesta a comentarios, interacciones, etc. Perder el tiempo cotilleando otras cuentas (que es lo que acabas haciendo) no solo te mantiene en riesgo de hiperconexión sino que no aporta nada en tu negocio.

(2) Fija un horario para revisar tu correo electrónico

Lo que oyes: esta es una gran clave además para tu productividad. No hace falta que estés chequeando tu correo constantemente. Asigna una franja horaria para leer tus correos y contestarlos. Quien te ha escrito a primera hora de la mañana, puede esperar al mediodía… el que te escribe por la tarde, puede esperar a mañana (a no ser que atiendas urgencias médicas!) Así, por ejemplo, puedes revisar los emails tres veces al día: media hora por la mañana justo después de haber organizado tu día (si lo haces antes, probablemente ya no lo organizarás tal y como pensabas), media hora después o antes de comer y 15 minutos última antes de apagar el ordenador, por si llega algo urgente.

De esta manera, no se te acumularán en la bandeja de entrada, pero tendrás esa sensación de que no siempre tienes por qué estar accesible.

(3) El móvil, mejor calladito… 

Durante toda la jornada o, al menos, durante esos momentos en que necesites estar especialmente concentrada, ponlo en silencio o directamente, en modo avión. Si tienes hijos, seguramente tú misma les sermoneas con un “apaga el móvil mientras estudias, que no te concentras” (vaya… yo lo digo constantemente) ¡Aplícate el cuento! Mientras estás creando contenido (gratuito o de pago), revisando contabilidad, diseñando estrategias de venta, redactando textos que tienen que vender… ¿cómo vas a permitir interferencias?

Entiendo que a veces la realidad familiar hace que tengas que estar localizable. En este caso, puedes filtrar llamadas y avisos solo para los números importantes ¡es muy fácil!

(4) Agrupa tareas por categorías

Vamos a ser realistas: internet está llena de ruido pero también de mucho contenido interesante que te gusta seguir. Puedes mantener un gran nivel de actualización siguiendo blogs de calidad pero organizando el acceso y lectura de forma eficiente: si te suscribes puedes usar lectores como Feedly, donde lo tendrás todo disponibles sin tener que ir blog a blog. O si descubres un contenido por casualidad, puedes guardarlo en Pocket para leerlo en un tiempo específico, asignado y reservado en tu agenda.

Destina una parte de tu día (a primera hora de la mañana mientras desayunas, a última de tu jornada o por la noche para nutrirte con este contenido más lúdico o formativo. Pero nunca lo hagas en tu horario laboral, ¿sabes por qué? Porque cada vez que te distraes tardas 10 minutos en volver a concentrarte. (Y sí, yo me lo organizo, y dedico los viernes por la tarde a leer y estar al día de lo que hay en la red).

(5) Haz pausas de desconexión. 

Cuando desconectas de lo de fuera, lo que en realidad estás haciendo es conectar con lo de dentro. De esta manera, recuperarás estar presente en el aquí y ahora y no permitirás que el móvil interfiera entre lo que para ti es verdaderamente importante.

El tiempo que pasas con los tuyos debería ser pleno para ti y para ellos así que busca tus propios momentos para dejar el móvil fuera de juego -o de cobertura- cuando estés con tu familia, con tus amigos o contigo misma.

 

Es tu turno. ¿Estás hiperconectada? ¿Lo intuías? ¿Cuánto tiempo pasas enganchada al móvil o al ordenador fuera del trabajo? ¿Qué otras medidas has puesto en marcha que te hayan funcionado? ¡¡Deseando leerte en los comentarios!!

Gloria Martinez
Soy Business & Marketing Trainer y te ayudo a construir un negocio que funcione (ya sea online o tradicional). Trabajo con profesionales y microempresas que quieren crear o transformar su negocio para enfocarse en la alta rentabilidad y generar más beneficios. No solo trabajo desde la perspectiva de las ventas y la captación de clientes sino a través de estrategias inteligentes de reactivación y fidelización de clientes.

2 Comments

  1. Hola Laura: ¡felicidades! Qué bien, tu bebé… Y gran consejo el de tu enfermera: efectivamente, céntrate en cada momento y dedica tu atención plena a aquello que tienes entre manos. Como tú dices, el mundo no se cae!!! De hecho, no somos imprescindibles en nada… grandeza de la vida y terrible verdad 😉 Así que ahora disfruta mucho de estas primeras semanas y después, sin prisa y con alegría, como quien reconquista un espacio propio, regresa a tu negocio, para alimentarlo de la forma adecuada. Acuérdate de que ahora más que nunca es importante que construyas unas bases sólidas, que automatices todo lo que puedas, que tu catálogo de servicios sea inteligente y no pivote al 100% sobre tu tiempo y – sobre todo – asegúrate de la rentabilidad de cada acción. Un beso MUY fuerte para ti y tu bebé 🙂

  2. Laura Yago dice:

    Hola Gloria! Justo me encuentro yo en una pausa de desconexión “forzada” ya que hace casi 2 semanas fuí mamá de mi primer bebé. Qué quieres que te diga?? Me cuesta horrores no avalanzarme sobre el ordenador para hacer cosas y adelantar faena. Pero sigo el consejo que me dió una enfermera cuando estuve en el hospital: cuando estés dando de mamar no pienses en que estás perdiendo el tiempo, disfruta de ese momento con tu bebé, porque es único y no volverá. Así que sería algo así como estar consciente en tus tareas analógicas, esas que nos conectan tanto con quienes somos. Basta ya de multitasking.. Cuesta, pero resulta placentero y luego te das cuenta de que el mundo no se cae.. jaja! Un abrazo enorme!!

Deja un comentario

Al enviarnos tu comentario, aceptas de forma implícita nuestra política de privacidad. Los datos que proporciones para enviarlo (tu nombre y email), serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Gestió de Missatges Multicanal SL, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en nuestra Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This

Share this post with your friends!